13 septiembre, 2007

Si hubiera de haberlo, el "relato" será otro.*

*(Mi reflexión en el 11 de septiembre).

En torno al 11 de septiembre en Cataluña cada año sube la fiebre nacionalista. Es consustancial. Este año, más que en otros años, los políticos, los analistas y los comentaristas se han interrogado sobre el “relato” del catalanismo. Si hoy existe alguno.

Ahora hace exactamente treinta años nos echamos a la calle gritando la consigna de la Asamblea de Cataluña: “Libertad, amnistía y Estatuto de Autonomía”. (¡ y nada más!). Lo conseguimos. Las tres cosas: fuimos una estructura política democrática, recuperamos los luchadores y represaliados y nos organizamos administrativamente con unas características de autogobierno innegables (de TV3 a los mossos de escuadra, de la educación a la sanidad).

Hace treinta años, al menos en mi memoria, el discurso nacionalista no parecía hegemónico (vid. el resultado electoral del 15-J-77). Lo fue más adelante, en los años ochenta de la mano de Pujol y de la ambigüedad y debilidad de los otros. Vivimos, y estamos todavía viviendo, en un entorno marcado por la identidad por encima de todo. La presencia hegemónica del nacionalismo de CiU en la administración pública catalana, que construyó a partir de cero, lo marcó. Lo nuestro. Todos ayudamos a proclamarlo por calles y plazas. Vean sino los nombres de los callejeros de nuestros municipios. Cuando erigimos un monumento a Antonio Machado fuimos criticados. ¡Qué lejos hemos quedado de l’espíritu del 77!

Y este ambiente ocultó los cambios que se estaban produciendo dentro de nuestra sociedad y fuera de ella. Cambios que tendrían que haber producido un nuevo “relato” social pero que el discurso nacionalista no permitía ver con toda su fuerza.

En estos años, en el mundo, cayó el muro de Berlín y se produjo el hundimiento del sistema soviético y el abandono del comunismo. Se hicieron visibles, ahora se ve con qué fuerza, los países BRIC con centenar de millones de habitantes. La Europa de los seis pasó a la de los veinticinco, con una potencia administrativa considerable a la que voluntariamente nos hemos adherido. El euro como ejemplo. España se convirtió en una nueva realidad en todos los ámbitos: sociales, económicos y políticos, rompiendo y alejándose de los tópicos que la habían lastrado tradicionalmente. Cataluña vio establecerse a nueva gente que la hace más mestiza. En lugar de Emili Vendrell cantando “L’emigrant” es la Orquesta Árabe de Barcelona la que se instala en el Auditorio. Y nuestra base industrial que nos había hecho diferentes ya no es tan primordial en una economía moderna.

No hay que olvidar los cambios culturales, en el sentido de actitudes y conocimientos, que han comportado, y lo harán todavía más en el futuro, los adelantos de la sociedad de la información y la economía del conocimiento.

¡Y nuestro “relato”..., entre Torras i Bages y Valentí Almirall, en el siglo XIX!

Y ahora, cuando tenemos un Presidente “castellano”, se rasgan los velos que cubrían las esencias. Y hace falta... volver a la reflexión metafísica: ¿Quiénes somos? Si es que somos. ¿De dónde venimos? Si venimos de algún lugar. ¿A donde vamos? Si vamos a algún sitio.

Quizás si que hace falta construir un “relato” nuevo, pero no sobre el antiguo. No sobre un tiempo que ya ha pasado, y un espacio que ya no es. En todo caso hace falta hacerlo sobre la nueva realidad, sobre la pura y dura realidad de hoy y del camino que se divisa de antemano. Dejémonos de monsergas y fanfarrias.

Madrid, 11 de septiembre.

2 comentarios:

Miroslav Panciutti dijo...

Muy sensatas reflexiones y estupenda la exhortación final. Difícilmente (no, imposiblemente) se pueden responder esas preguntas en primera del plural (¿Quienes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?) si uno no es capaz de responderlas en primera del singular. Lamentablemente, esas monsergas y fanfarrias que insisten en nos huecos, a lo único que contribuyen es a desvirtuar los yoes. ¿Quieren esos ideólogos de pacotillas pueblos de borregos? Seguramente sí, porque esos discursos siempre han ocultado intereses menos "espirituales". Un saludo y felicidades.

Lord Kobol dijo...

Para hablar del problema

http://estrelladecombate.blogspot.com/